En mi cuento tú eras la poesía y yo el poeta

¿Porqué íbamos a insistir en algo imposible? Porque de eso trataban nuestros sueños. Cuando encontrábamos la motivación, la perseguíamos como si de nuestra sombra se tratara…

La vida me dió la oportunidad de enseñarte que más allá de las apariencias, existe algo llamado amor y que se construye con humildad, humanidad, respeto, vulnerabilidad y muchísima delicadeza… Existe algo llamado TÚ, que tuvistes la paciencia de quedarte a mi lado en más de cuatrocientos días grises, y pintastes un arcoiris en mi pequeño cuarto para que, a pesar de todo, yo pudiera ser feliz aunque sólo fuera un rato.

Y existe el olvido que hace alejarnos de todo aquello que la vida nos cruzó. Le dimos rodaje y lo consumimos. Porqué ya se fue lo que creíamos que un día era nuestro y nos enseñó que por más que retenerlo quisiéramos, siempre llegaba el punto de inflexión. Ese momento en que te dabas cuenta que no había más sentimientos ni ilusiones por quemar, ya no había un lugar común dónde poder sostener algo bonito. Ya no había la magia que nos había volcado el uno con el otro.

Bistrot Vivienne a Paris

Porque de rodajes tristes se nos llenaba la vida, como para aferrarnos más a algo que a ningún lado nos llevaría. Era un sentimiento de tristeza el saber dentro de ti que derrumbado estaba todo aquello que un día construistes con tanto amor y devoción. Pero así éramos, viviendo para sentir, para amar, derrumbar, olvidar e irnos remando al lugar dónde todo volviera a empezar de nuevo.

PD. Porque la vida nos hace madurar con personas bonitas, que llegados a un punto, debemos dejar atrás. Para Ben que construyó un gran pedacito de mi corazón, y espero que yo también lo haya ayudado a encontrar a su persona indicada.

Leave a Reply